¿Puedo beber si estoy tomando antibióticos?

Interacciones-entre-el-alcohol-y-los-medicamentos-1

La  frase “Estoy tomando Amoxicilina. ¿Puedo beber esta noche?” ha sido el highlight de mi vida como estudiante de farmacia y como farmacéutica. ¿Por qué? Porque si hay algo que caracteriza a las infecciones es que siempre, siempre, siempre, te obligarán a tomar antibióticos el fin de semana de tu cumpleaños, el día de la boda de tu mejor amigo o el día de Fin de Año. Por eso, y porque en España  no concebimos ningún evento social sin una copita de vino (o un par de gintonics), la “preocupación” de la persona afectada es siempre la misma: ¿puedo beber si estoy tomando antibióticos?

Para empezar…

  • El alcohol actúa en el Sistema Nervioso Central (SNC), en  el sistema circulatorio, en el respiratorio, en el aparato digestivo… Su acción depende mucho de la cantidad y las circunstancias de la ingesta.
  • El alcohol y muchos fármacos se metabolizan en el hígado, lo que puede suponer un problema si mezclamos ambos.

¿Cómo interaccionan el alcohol y los medicamentos?

Hay dos tipos de interacciones fundamentales entre fármacos y alcohol:

  • El alcohol actúa  aumentando o disminuyendo la acción de los medicamentos.
  • El fármaco actúa potenciando los efectos tóxicos del alcohol. Hay que destacar en este tipo, una reacción adversa muy grave que ocurre con algunos medicamentos: el Efecto Antabús.

¿Qué es el Efecto Antabús?

En el post sobre mitos de las resacas, explicaba que el etanol es una sustancia tóxica para el organismo por lo que cuando bebemos, nuestro cuerpo lo descompone:

  • Primero por la enzima alcohol deshidrogenasa (ADH) para dar lugar al acetaldehido (o etanal, que es el responsable de la resaca)
  • En segundo lugar degradando el etanal por la acetaldehido deshidrogenasa (ALDH) en acetato, que es una sustancia que resulta inofensiva para el organismo.

El Antabús (disulfiram) es un medicamento usado en la deshabituación alcohólica, que actúa inhibiendo el segundo paso. Después de unos minutos tras la ingesta y con poca cantidad de alcohol, se acumula mucha cantidad de acetaldehido (etanal)  y se producen efectos adversos muy similares a los de la resaca: náuseas, vómitos, sudoración, taquicardia y enrojecimiento en la cara. El objetivo es que la persona alcohólica rehuya el alcohol por temor a esos efectos desagradables.

¿Qué medicamentos producen Efecto Antabús?

  • Antibióticos cefalosporinas cefamandol, cefoperazona, cefotetén.
  • Antibiótico: metronidazol (Flagyl)
  • Antidiabéticos: clorpropamida
  • Antifúngicos: ketoconazol 

¿Puedo tomar antibióticos y alcohol?

Si el antibiótico es alguno de los que producen efecto antabús, no deberías tomarlos con alcohol jamás de los jamases. En cualquier caso, tu médico te lo advertirá con creces antes de prescribirlo. 

Aunque cuenta la leyenda que el alcohol anula totalmente el efecto de los antibióticos lo cierto es que es  solo eso, un mito. De cualquier manera, la recomendación general es que no bebas alcohol mientras estás tomando antibióticos, por dos motivos fundamentales:

  • Porque si estás tomando antibióticos es porque tienes una infección. La lógica y el sentido común nos dicen que tenemos que encontrarnos lo mejor posible y en las condiciones óptimas para recuperarnos cuanto antes.
  • En algunos casos, aunque el alcohol no anula totalmente el efecto de antibiótico, si que se puede ver disminuida su efectividad, que para el caso, y dependiendo de las circunstancias de la persona, puede ser igual de malo. Es el caso de la azitromicina (Zitromax), ciprofloxacinonorfloxacino… que se usan principalmente para tratar infecciones respiratorias y urinarias.

 

¿De dónde surgen los mitos sobre el alcohol y los antibióticos?

Preparando este post, he descubierto en Internet dos teorías que desconocía sobre el origen del mito de mezclar alcohol y antibióticos. No sé si son muy certeras, pero me han parecido curiosas:

Teoría número 1: el miedo como prevención.

Los médicos  de antaño, solían decirle a los pacientes afectados de enfermedades de transmisión sexual que si bebían durante el tratamiento su medicación dejaría de realizar efecto. Los facultativos entendían que bajo la influencia del alcohol a los pacientes les resultaría más difícil resistirse a una relación sexual a pesar de la enfermedad; y de ésta manera se ejercería un efecto disuasorio.

Teoría número 2: en la orina como en el cerdo, se aprovecha todo.

Durante la II Guerra Mundial, la penicilina era un bien escaso y se reutilizaba extraída de la orina de los soldados. Para evitar que a estos se les fuera la mano con la cerveza, que diluía la orina con su consiguiente dificultad para filtrarla y extraer  de ella la penicilina, se prohibió  el alcohol entre los mismos.

Mi consejo

  • De manera muy general e inespecífica, si estás a tratamiento con cualquier medicamento no bebas. Hay muchas otras interacciones de las que ya hablaré más adelante que pueden ser peligrosas, ¿para qué arriesgarse?
  • Si estás a tratamiento con alguno  de los medicamentos que provoca Efecto Antabús, tienes totalmente prohibido tomarlos con alcohol. ¿Os imagináis una resaca multiplicada por cinco bebiendo muy poca cantidad de alcohol? Además puede tener consecuencias graves si ya padeces alguna enfermedad previa como, por ejemplo, de tipo cardiovascular.
  • No tomes alcohol mientras estás a tratamiento con antibióticos. El alcohol no es necesario para vivir y  hasta donde yo sé no es un requisito indispensable para acudir a un evento social. Lo primero es lo primero, y siendo sensatos, cuidarse y recuperarse es la prioridad por muy Fin de Año que sea.
  • ¿Pero puedo beber aunque solo sea un poco? Y yo os contesto, ¿dónde está el límite entre un poquito y un mucho? Es mejor dejar esa cervecita para otra ocasión.
  • No abandones el tratamiento por beber.  Volvemos a lo mismo, ¿cuál es la prioridad: recuperarse o tomarse una copa? Me parece curioso como mucha gente se vuelve loca por conseguir un antibiótico para  tratar algo para lo que no es necesario (como un resfriado) y luego, cuando les hace falta y son verdaderamente necesarios, los abandona por un par de gintonics. Centrémonos, lo primero es lo primero.
  • Lee el prospecto de los medicamentos antes de usarlos.

 

Y en caso de duda…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s